El éxito de “room mate”. La estrategia de Kike Sarasola

Si alguien sabe cómo conseguir que un hotel sea bonito, bueno y barato, ese es Kike Sarasola. El empresario madrileño ha alcanzado el éxito en el sector de la hostelería gracias a su cadena de hoteles “Room Mate”. El nombre, peculiar, traducido al español significa “compañero de habitación”. Además, cada uno de los Room Mate que hay por el mundo, tienen una denominación que hace referencia al nombre de los amigos del joven empresario. Lola, Mario, Alicia, Pau e incluso el nombre de su hija, Aitana. Como peculiaridad todos los hoteles de la cadena son distintos.

Cuando en la década de los ochenta se instauró la norma de que todos los hoteles pertenecientes a una misma cadena tenían que ser iguales y seguir un mismo patrón, Kike Sarasola se impuso al sector reinventando la experiencia de estar en un hotel. Él ha sabido mejor que nadie impregnarlos con la cultura y costumbres de los lugares donde se encuentran ubicados. Para Sarasola la estandarización le supone aburrimiento y por eso mismo, en cada proyecto se impone el reto de innovar con creatividad.

Es muy probable que para la estrategia de éxito hayan contado con el respaldo y la ayuda de una agencia de comunicación en Madrid, puesto que este tipo de empresas se encargan de realizar un buen branding sobre las diferentes empresas con las que trabajan. Una agencia de comunicación en Madrid es todo lo que necesita una empresa para realizar una estrategia de marketing de contenidos.

Los hoteles Room Mate presumen de tener unas características que los hace únicos y diferentes, impregnados de personalidad lo que les permite crear experiencias al visitante. Además, se caracterizan por su diseño y por su bajo precio, asequibles para todos los bolsillos. Y no por ello, bajan la calidad, el servicio que ofrecen está cuidado hasta en el más mínimo detalle, respondiendo a las necesidades de cada tipo de cliente. La premisa fundamental de Kike Sarasola es que el cliente siempre se lleve más de lo que ha pagado.

Kike Sarasola llegó al mundo de la hostelería por pura casualidad. Tras dejar el mundo del deporte debido a una lesión, se embarcó en el sector de los negocios. En 2004 fundó la cadena de hoteles Room Mate junto a su marido Carlos Marrero y su colega Gorka Atorrasagasti. La excelente gestión y la reinversión de las ganancias obtenidas les ha permitido un ritmo de crecimiento galopante. En cada apuesta el éxito les ha venido de la mano. Room Mate está presente en seis países con dieciocho hoteles, cada uno de ellos diferentes entre sí. El plan de expansión de esta exitosa cadena de hoteles por el mundo continua viento en popa, gracias a sus ventajosos resultados de facturación. Room Mate ha creado un nuevo concepto de hotel otorgando la comodidad y el espíritu agradable de un hogar.